El miércoles se celebró la última junta directiva del año de Sant Cugat Empresarial. La entidad ha mostrado su preocupación por la afectación que la segunda ola de la Covid-19 está ocasionando sobre el tejido económico y empresarial. La asociación reclama la suspensión del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), dado que es un impuesto que se calcula en base a los resultados del año anterior, y que no tiene en cuenta el tiempo que estas empresas han sido paradas sin actividad afectadas por la Covid-19.



Por otro lado, Sant Cugat Empresarial reitera una vez más su oposición al Tributo Metropolitano por la situación de desigualdad y de agravio objetivo que supone para la ciudad. Sin embargo, la entidad ha presentado una serie de alegaciones que han sido estimadas por la Mesa de Diálogo sobre el Tributo Metropolitano, y aprobadas por el Pleno Municipal del pasado 4 de diciembre. Entre ellas, la bonificación del 60% para comercios y negocios de menos de 500 metros cuadrados.

Desde el Ayuntamiento de Sant Cugat, el Teniente de Alcaldía de Presidencia, Hacienda, Servicios Urbanos, Movilidad, Seguridad y Transporte, Pere Soler Artalejo, ha declarado que "no tiene ningún sentido universalizar la suspensión a todas las empresas, ya que no todas se han visto afectadas. el IAE lo pagan las grandes empresas que facturan más de 1Md '€ ya partir de ahí se tributa por escalado diferencial sobre los beneficios obtenidos ".

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30