Las últimas semanas los ciudadanos de Cerdanyola hemos sido bombardeados con mensajes relativos a la nueva marca de ciudad. Y, ciertamente, está muy bien ser la ciudad del conocimiento ... aunque lo que muchos quisiéramos es que fuera (también) la "Ciudad del conocimiento con impacto".

En la presentación de la nueva marca, el Ayuntamiento hace un interesante recorrido por el excelente y extenso sistema científico, tecnológico y universitario de la ciudad, lleno de agentes referentes y generadores de nuevos "conocimientos" a través de sus programas de I+D+IT que, simplificando mucho, podemos agrupar en dos categorías; los básicos (investigación básica) y los implementables (investigación aplicada).

La generación del conocimiento es una responsabilidad de las direcciones de estas entidades (y de sus promotores, patrones ...) que son las que definen sus objetivos y líneas de actividad. Pero la aplicación del conocimiento (¡ay! la aplicación), su transferencia a la sociedad (a las empresas) es otra cosa. Exige iniciativas distintas que fomenten su transformación en nuevos productos, procesos o modelos de negocio.

Y es en este campo donde un ayuntamiento como el de Cerdanyola debe empezar a tener ( "apostar") un papel relevante si quiere generar un potente ecosistema local que obtenga el máximo provecho de los activos de la ciudad, colaborando con todos los agentes -los científicos y tecnológicos, por supuesto y, no se olvide, las empresas y futuros emprendedores-, dando facilidades, invirtiendo en programas de fomento, co-liderando y gestionando la promoción de la ciudad y atendiendo a las personas, empresas y organizaciones con nuevas ideas o proyectos con voluntad de ponerlos a la práctica en Cerdanyola del Vallès. Estas eran algunas de las reflexiones que se pusieron sobre la mesa durante el proceso participativo que se está haciendo para definir el Plan Estratégico de ciudad.

Pero lo que es cierto es que, actualmente, tenemos una nueva marca, un vídeo y una nueva (una más) página web.

Siendo positivo diré que la actual administración muestra un talante que desprende ganas de modernizar la ciudad.

Siendo realista diré que, de momento, parece una simple declaración de intenciones: marcas de ciudad hemos tenido varias los últimos 30 años (la más conocida: "ciudad universitaria y tecnológica") y webs en el ámbito tecnológico y empresarial también (Cerdanyola industria o Cerdanyola Abierta)

Habrá que esperar un poco más para valorar si, finalmente, se ha producido el esperado giro copernicano en las políticas activas de promoción (estrategias, objetivos, programas, recursos dedicados) para que Cerdanyola del Vallès se convierta, esta vez sí, en una Ciudad del Conocimiento con Impacto.

Xavier Garriga Fortuño
Director
30Virtual.net

Este artículo se publicó originalmente el 26 de mayo en el semanario Cerdanyola al día

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30